Tag Archives: turismo

Ocho cruceros vascos

27 May

cruceros

El atraque “maratoniano” de ocho cruceros en apenas 24 horas demuestra lo irrelevante y absurdo de la planificación turística que supone esa actividad para Getxo. Se anuncian 10.000 pasajeros que son precisamente eso, personas que pasan de Getxo para cumplir  siquiera unas horas a cientos de kilómetros y regresar mar adentro de inmediato. Estos cruceros son más bien siete cruces en el pequeño cementerio turístico que es Getxo. Es de burócratas abyectos y políticos de tres al cuarto vender como éxito algo que no es más que titular hueco. Cierto que para el PNV,  sea lo que sea lo que eso quiere decir y lo que implica en costo y beneficio social, el turismo es algo estratégico para el país. Las cifras, adoradas por los gestores que sólo saben amoldarlas a sus malos resultados, son en este caso obstinadas. Hay consenso incluso entre quienes vendieron el pelotazo del museo Guggenheim en que este artificio no ha levantado ni menos aún mantenido un turismo sostenible en Bilbao. Su logro se mide en la obtención de plusvalías  inmobiliarias vendidas al respetable como regeneración urbana. De su aportación cultural sí cabe destacar un mérito poco desdeñable: por ser algo sin contenido y dado sólo a la espectacularidad, ha revalorizado como activo cultural el Museo de Bellas Artes situado a escasos metros hasta quedar reconocido como el referente que ya era. La franquicia del museo Guggenheim cuesta a las arcas de todos los vascos un gasto infinitamente más colosal que el propio antro de titanio. Los atraques de cruceros en Getxo se encuentran en esa misma cuarta dimensión de lo poco útil y lo innecesario tan propia de los gestores que están llevando a la ruina a este país poco a poco.

Getxo tiene muy disperso y difuso su valor turístico y cultural. Goza de un amplio elenco de asociaciones culturales resultado de una rica tradición al margen de un ayuntamiento  – prueben a encontrar asociaciones en la web municipal – siempre más preocupado en los menesteres del desarrollismo urbano, flashes culturetas (Folk, jazz, Blues) sin mayor proyección interna, y la creación de una marca Getxo,  sinónimo de carestía y estatus social. Relaciono turismo y cultura con toda la intención. Getxo ha dejado de ser por los azares históricos y el devenir de la opulencia burguesa y aristocrática, el refugio de verano de la oligarquía vizcaína asentada en Madrid. Desde hace décadas sus playas se llenan de generaciones de personas que llegan del gran Bilbao. Qué es turismo? ¿Dónde reside el atractivo de un pueblo para atraer la atención de otros pueblos? Hay muchas clases de turismo, tantas como clases de fiascos. Pero el turismo que perdura es aquel enraizado en el saber de cada pueblo. Claro que aquí surge un gran problema para unas administraciones, y en concreto la municipal de Getxo, empeñadas en desdeñar la cultura – excepto cuando esta es escusa para proyectos inmobiliarios de gran presupuesto y desvío presupuestario – y aún más la identidad y el saber de un pueblo al que están obsesionadas con transformar.

El turismo es algo más complejo que el transitar de personas a granel. Ahora que se está revisando el Plan general de ordenación urbana, es el momento de repensar, o de pensar por vez primera, de manera seria y abierta, sobre qué podemos ofrecer para que otras gentes de otros pueblos puedan venir al nuestro a disfrutar, no sólo a estar,  gastar dinero y marchar. Pero por lo que transciende, en el lantalde o grupo de participación elegido para elaborar ideas en la revisión del plan urbano nada se ha hablado de esto ni de otras transcendentales cuestiones sobre la vida de quienes vivimos en Getxo; de desarrollo urbano, cuestión que al equipo redactor apremia, sí.

De momento los turistas desembarcados, enlatados en autobuses y llevados a bodegas riojanas y lugares así, sí pueden ver que el puerto que alberga los muelles se está rellenando con los lodos exquisitamente contaminados extraídos del fondo marino de los alrededores del puerto getxotarra. Esto en sí mismo es un atractivo turístico de primer orden: como ir a Fukushima a ver a la gente comer langostinos. Ya hay, pues, una idea. Yo añado otra: hacer un balneario tan gigantesco como el Getxo Antzoki, por ejemplo o más,  con baños de  lodos del Abra que ahora pululan de aquí para allá. Materia prima no falta. Hay 10.000 turistas esperando. Y esos asesores, tan cercanos al alcalde como si fueran un apéndice presupuestario, que no se les haya ocurrido… ni al concejal de turismo quien sabe si de turismo en el municipio donde  sin atraques, ni lodos, ni expansionismos pretende veranear y descansar  el alcalde. Quería aportar ideas  y no quedar poco proactivo, como ahora gustan decir los políticos adictos al neolenguaje. Soñar es poder.

Uno de  Getxo que piensa: en vez de turismo, por qué no hacer alpinismo en el Antzoki y eso que dicen kultur etxea – venga el sentido común y lo vea, no digamos en un crucero que por güaito lo prefiero-.

 

Anuncios