Tag Archives: gasteiz

Congreso en Gasteiz de municipios y ciudades sostenibles

5 Dic

Del  29 de noviembre hasta 1 de diciembre se desarrolla en Gasteiz el 5º Congreso Nacional de Medio Ambiente  Conama . Su objetivo a través de charlas, talleres y exposiciones prácticas fue reformular las ciudades para transformarlas en espacios más sostenibles y habitables. Este encuentro reflexionó acerca de la sostenibilidad local. El evento estuvo dirigido a expertos en la materia, representantes de entidades locales y supramunicipales, emprendedores, empresas, asociaciones vecinales y sociales, personal docente e investigador y periodistas y estudiantes.

Desde Auzokideok seguimos a través del web de Conama los debates y exposiciones de expertos de la talla del urbanista Timothy Beatly, Albert Cuhí i Burgos, Peter Sweatman, Ihobe, Antonio Serrano, José Fariñas, Isabela Velazquez, Mikel Baztan de Noain… y el rico y extenso de actividades del Congreso. Además de las conclusiones del congreso, resumimos algunas de las intervenciones que reflexionaron sobre aspectos  que como vecinos de Getxo encontramos aplicables a las necesidades, amenazas  y retos de nuestro pueblo y su entorno territorial.

El urbanista y profesor de la Universidad de Virginia, Timothy Beatly, destacó la importancia de la recuperación y desarrollo de la naturaleza como “capital social”. Es preciso explorar para aprender la naturaleza e integrarla en el modo de pensar y vivir la ciudad”. A este respecto citó dos ejemplos: la conexión de la ciudad mediante espacios naturales en mariposa, como ocurre en la ciudad claiforniana de SaN Francisco, o la regeneración llevad a cabo en Chicago.

Antonio Serrano, miembro de la Fundación Interprofesional de Ordenación del Territorio, desglosó las conclusones del libro “Las Ciudades del Mañana” editado por la Comisión Europea. De su lectura se extrae que el proceso especulativo inmobiliario interfiere en el sostenimiento de los pueblos y ciudades. La lucha entre ciudades en la búsqueda de capitales debe sustiruirse por la cooperación. La crisis que vivimos permite vislumbrar las ciudades verdes como una respuesta factible – Gasteiz fue citada como un ejemplo sobre el que trabajar. Pero hemos de partir, señala Serrano, de que precisamos cambiar el modelo de producción, apostando por la construcción bioclimática y ejecutando la rehabilitación urbana y no la construcción expansiva. Para eliminar la necesidad de transporte que conlleva el expansionismo urbano degradador es preciso recuperar los barrios de los pueblos y ciudades.

José Fariñas, en el vídeo de abajo, experto en Urbanismo sostenible,

destacó que nuestras ciudades no han sido proyectadas para una vida sana y feliz, sino como catalizador del progreso. De este planteamiento malévolo, destacó con asombro algo que vivimos en Getxo en primera persona: “nadie puede entender que en localidades planificadas haya inundaciones. La planificación urbana ha sido supeditada al beneficio especulativo y el crecimiento económico”. La crisis, en su opinión, nos da una oportunidad. Es preciso una buena gobernanza: “transparencia, huyendo de megaconstrucciones sin utlidad social, recuperar la socialiazación del ESPACIO PÚBLICO potenciando la participación ciudadana y la AYUDA MUTUA con el fin de evitar ganacias privadas como ha venido sucediendo hasta ahora; tenemos que redensificar lo que ya está construído“. Por último, un mensaje: “los jóvenes están tratando de salir de los problemas que tenemos encima. Hay gente que está dispuesta a vivir colectivamente. Hay esperanza”.

Andrés Orive es coordinador del área de Medio ambiente de Gasteiz. La preservación de cintures verdes externos e internos en la ciudad ha tenido el reconocimiento de expertos. Su testimonio nos resulta especialmente interesate a los getxotarras cuando el Plan territorial Parcial amenazando nuestro cinturón verde barrial, ENTRE OTRAS PROBLEMÁTICAS.

La Participación ciudadana: un ejemplo

Terminamos con Gasteiz de nuevo y su experiencia de participación ciudadana. Isabela Velázquez, arquitecta, dibujó el proceso participativo en la capital para diseñar el modelo de movibilidad en la ciudad gasteiztarra. La iniciativa partió del ayuntamiento y llevó 7 meses. Con los 54 colectivos que tomaron parte se crearon tres talleres. “Era imprescindible que la decisión de cómo moverse por la ciudad no la tomaran los técnicos, sino que éstos adecuaran la decisión de las personas a la práctica”, recalcó Isabela. El proceso tuvo un decálogo: 1) Un proceso honesto, 2) Elección de una cuestión importante, 3) Compromiso político y ciudadano. El primer taller debatió los principios que debían regir la movilidad en la ciudad. Participaron consejos sectoriales de la ciudad, asociaciones, agrupaciones de patinadores, ciclistas, particulares…. en una segunda etapa se formularon acuerdos y medidas. En una tercera, se llevó el acuerdo a los barrios de Gasteiz a la vez que se integraban colectivos que no habían participado en el proceso (taxistas, comerciantes, repartidores) para que su voz fuera tenida en cuenta. El 8 de Abril de 2007 se elaboraba el documento que hoy rige la movilidad en Gasteiz. Isabela destaca “el principio de la sensatez” que aportaron los participantes, así como su “profundidad técnica” en el conocimiento de su propia realidad. Desde Auzokideok tomamos esta experiencia y las conclusiones del Congreso como modelo sobre el que trabajar, aunque parezca utópico.

“Kafka en Kukutza “

23 Sep

Kafka en Kukutza

Por Ramón Zallo

El caso Kukutza ilustra sobre los inconvenientes de los engranajes automáticos del Estado de Derecho que, a falta de alarmas para el caso de resultados injustos cantados, pueden dar lugar a ignominias como la ocurrida con el cierre y destrucción de utillaje de un centro cultural autogestionado. Una larga trayectoria de labor cultural y social pegada a un barrio y a una activa generación joven ofrecía rocódromo, una escuela de danzas diversas, comedor vegano, escuela de circo, tatami, local de ensayo musical, local de teatro, biblioteca, sala de proyecciones, conciertos, galas de circo. Además tendrá consecuencias políticas al tratarse de un barrio con movimientos sociales muy arraigados y ahora torpemente agredidos. En Berlin hubiera sido impensable.

El resultado, por el momento, es el peor imaginable: una razzia contra la cultura de base autogestionada, que nos retrotrae a otro Alcalde de Bilbao, Castañares, que en 1981 quemó unos cuentos que no le gustaban. Este otro Bilbao intolerante también va a estar en nuestra imagen.

El proceso ha sido kafkiano. Un local abandonado que perteneció a un narcotraficante, décadas después, con la colaboración municipal y para un proyecto especulativo, vuelve a una empresa, Cabisa, vinculada a la promotora Castrum Varduliex, a la que un juez de Cantabria impide la construcción de unas viviendas previstas en Castro por manipulación ilegal del proyecto de reparcelación. Un círculo completo para un edificio condenado a pertenecer a empresas del inframundo y que se ha llevado por delante, con el concurso institucional, un proyecto cultural original y exitoso.

Se ha invocado la propiedad privada, y es razonable; pero se oculta que fue obtenida de un pelotazo auspiciado por el propio Ayuntamiento de Bilbao que, en ocasión del Plan General de Ordenación Urbana de 1995 y, desatendiendo a la Asociación de Vecinos de un barrio maltratado que pedía un uso social, recalificó un suelo industrial como urbanizable para mayor gloria de Cabisa que lo había adquirido como suelo industrial por dos perras (2,1 millones de € reza el valor actual en Hacienda). De esa tropelía municipal nace todo. La invocación de la sacrosanta propiedad privada sin límites sociales, no exonera de las responsabilidades que tiene el Ayuntamiento, al que le podían haber ayudado las otras instituciones, para el rescate de un edificio sin daño para el propietario (ni lucro).

A partir de ahí el engranaje automático. La empresa pide el desalojo; el alcalde que anda sobrado pierde el norte del otro Bilbao real con sus declaraciones; el Ayuntamiento otorga la licencia mientras ofrece a Kukutza la migaja de una ayuda para una migración en alquiler; el juez confirma el desalojo solicitado por el Ayuntamiento -la orden de derribo está pendiente- ; el Gobierno Vasco dice que es un proyecto interesante pero el Departamento de Cultura hace de Pilatos, a diferencia del otro Departamento, el de Interior, que pasa a la acción contundente, “profesional y proporcional” según Ares, asolando Errekalde durante un día entero. (Lo ví in situ a las 8 de la mañana del miércoles). A Kafka no se le hubiera ocurrido esta historia.

Un cierto concepto de ciudad y de cultura

Pero hay más. En la posmodernidad, se da prioridad absoluta, desde el nuevo concepto de branding y marketing de ciudades que compiten, a los centros de las ciudades en los que si bien y felizmente se recuperan espacios, se acumulan los equipamientos costosos y sin mucha cautela sobre su relación coste-rendimiento. Unos salen bien, otros no. También se da preferencia a zonas elegidas de desarrollo urbano, mientras otras quedan como periferias discriminadas. Es el caso de Errekalde. Los conceptos de equidad y de equilibrio se sacrifican a otras motivaciones que indican dos varas de medir la ciudad.

La estrategia cultural de todas las ciudades vasco-navarras a lo largo de las décadas de los 90 y 2000 ha sido fundamentalmente de equipamientos y eventos. Una estrategia cómoda para las autoridades porque ahorra tener que pensar en una estrategia cultural integral y, mediante edificación, el resultado es visible hasta para la posteridad. Donostia con su Kursaal y proyecto Tabakalera; Bilbao con su Guggenheim, Euskalduna y Alhóndiga a medio ocupar; Gasteiz que, además del Artium, parece que puso de acuerdo a sus élites para la ubicación de un Auditorio pero que la nueva Administración ha parado, al igual que KREA; Irunea y su Baluarte. A ello hay que añadir algunos eventos y festivales exitosos en torno al cine, al jazz o al rock. Obviamente también se hacen otras cosas –cluster audiovisual, Eszenika, Polo de Innovación Audiovisual de Zuatzu,…- pero quedan en penumbra frente al discurso del gran equipamiento.

Equipamientos todos ellos necesarios pero, por falta de un cuadro general y nuevas iniciativas, han sustituido a un proyecto estratégico cultural de ciudad o territorio. Bilbao/Bizkaia, por ejemplo, se ha dormido tanto en los laureles de la autocomplacencia, que no ha pensado en términos de futuro, y cuando ha empezado a hacerlo, solo se le ha ocurrido la repetición: otro Guggenheim y en lugar inadecuado. Posiblemente lo que falte sea reflexión sobre el tiempo actual, y eso que los sucesivos planes de cultura del Gobierno Vasco daban alguna pista. Quizás la larga crisis ayude a una mirada más productiva, creativa y micro para la cultura.

Como inciso permítaseme una reflexión política. Da la impresión de que, en lo que a hegemonía se refiere, el sorpasso que está en riesgo de sufrir el nacionalismo histórico responde a una inadecuación al espíritu de estos tiempos. Le está ocurriendo con el tema fiscal, o con el destape de lo que significaron las vacaciones fiscales, o con su falta de políticas ante la crisis, o la moderación autonomista, o el trato a Kukutza. Ello no hace previsible que, aquejados del mismo mal, los estatalismos de derecha o izquierda se beneficien y, en cambio, sí lo haga el nacionalismo de izquierda cuyo déficit programático es más que notorio pero lo suple con conexión con las sensibilidades sociales: atención a los de abajo, a la indignación, a la reclamación de soberanía….Nuestras élites o bien han perdido el norte en proyectos o han perdido pie respecto a una ciudadanía decepcionada o las dos cosas.

El Ayuntamiento no ha sabido entender que Kukutza es un vivero de creatividad a potenciar, y parte de eso que Richard Florida llama clase creativa como pilar de tres Ts: tecnología, talento y tolerancia. La tecnología se refiere a la innovación; el talento a las personas en ocupaciones creativas, ya sean ingenieros, artistas o científicos; la tolerancia, medida a través de un índice de presencia en un barrio o ciudad, de bohemios, culturas, gays, contracultura etc, Todo ello configuraría un ecosistema que atrae al talento y potencia la creatividad. Con todas la limitaciones de ese modelo, y son muchas, rescata un concepto de cultura que va más allá de las expresiones clásicas en las que algunas autoridades están ancladas en clave elitista, para abrirse a nuevas expresiones creativas nacidas de mix y de encuentro social, especialmente útiles para nosotros los vascos, en trance de identidad en construcción, integradora de herencia y cambio.

¿Y si cambiamos el chip? Empecemos por rectificar con Kukutza entendiéndolo como un bien cultural protegible.


Artículo aparecido en El Correo (23/09)

Ramón Zallo es licenciado en Derecho y en Economía por la Universidad Comercial de Deusto, y doctor en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. Es autor de varios libros sobre economía y política de la cultura y la comunicación, tanto teóricos como aplicados a los casos español y vasco. Ocasionalmente realiza análisis políticos en la prensa. Actualmente es Catedrático de Universidad en el Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la UPV-EHU.

El Ayuntamiento cancela la construcción del Antzoki para evitar la bancarrota

13 Jul

“Este titular que bien nos hubiera gustado escucharlo del ayuntamiento de Getxo, lo ha realizado el nuevo alcalde de Vitoria-Gasteiz. Después de las pomposas palabras con las que su predecesor en el cargo presentó e inició la construcción del BAI CENTER, la nueva administración, a fin de infundir un poco de realismo al megalomanismo que ha caracterizado a la mayor parte de los alcaldes (incluido al actual alcalde de Getxo), acaba de tomar la decisión de paralizar y abandonar definitivamente la construcción de tan costoso e innecesario proyecto justo un día antes de que varias grúas fueran a ser instaladas para acometer la fase definitiva del mismo.

Frases como esta: “El Centro nace con la vocación de convertirse en referencia artística, congresual y expositiva de ámbito internacional” referidas al BAI CENTER nos recuerda a la ciudadanía de Getxo los argumentos tractoriales usados para justificar el gasto de siete mil millones de pesetas que vamos a tener que sacar de otras partidas para pagar los caprichos megalómanos del ayuntamiento de Getxo.

Para justificar ante la ciudadanía su ruinosa inversión, el anterior alcalde de Vitoria-Gasteiz aireaba promesas económicas difíciles de sustentar como que: “El proyecto tiene un claro objetivo de generación de riqueza y empleo, revitalizando el tejido económico de nuestra ciudad y su entorno.” Algo que a los y las getxotarras suena a música rayada.

seguir leyendo en el blog Antzoki Si Pero asi No