Los calabacines y las manzanas siguen desaparecidos en la comisaría de Algorta

21 Ago

Son algunas decenas de kilos de calabacines, tomates y manzanas de temporada las que prosiguen detenidas en la comisaría de la policía municipal de Getxo. Por el tiempo que llevan incomunicadas y sin acceso a disposición judicial, se les está aplicando la ley antiterrorista. Los hortículos 1 al 5 de la ley callejera urbana de Getxo, a disposición discrecional al parecer de la policía local, dicen que la propia autoridad interpreta y perpetra la ley. A consecuencia del arbitrario secuestro ocurrido hace unas semanas, una primera docena de agricultores de Uribe Kosta han decidido hoy cometer el mismo delito que el agricultor al que le fue secuestrada la fruta: vender género de proximidad. Y la policía solo ha cogido los nombres de los agricultores delincuentes. Se teme que a la larga puedan desterrarlos al cajón del puerto de Bilbao junto a punta Luzero. Plantar hortalizas en esta islita de cemento es como sobrevivir en la Siberia de los zares. La zarina de Getxo, su alcaldesa, y el rasputín de urbanismo mantienen un silencio sepulcral.

La historia del díscolo agricultor es digna de un personaje de García Márquez. El escritor Ramiro Pinilla hubiera armado una buena novela. Lleva 8 años – OCHO – nuestro agricultor esperando a que el ayuntamiento de Getxo le responda a una solicitud para vender una vez al mes en Romo, junto a la iglesia unos kilos de fruta y verdura.

Este agricultor es uno más de los emprendedores que el ayuntamiento de Getxo quiere apoyar. Cualquiera como él que por ejemplo desee emprender un negocio, un cultivo, o lo que es lo mismo una transmisión de conocimiento alimenticio, cultural y económico en Getxo, verá que la importancia de la misma merece el letargo de ocho años. El trámite de posibilitar el cambio de uso de suelo para incentivar un negocio privado particular – no vamos a dar el caso, pero existe, y está en terreno rural – puede llevar un mes. El mismísimo lehendakari, desmontando las teorías de que es en realidad un robot, se ha manifestado en contra del cambio climático. Y en una segunda secuencia, incluso se mostró a favor de la economía de la alimentación local. Porca misera.

En medio de esta esperpéntica realidad en Getxo, los agricultores de uribe kosta quieren establecer una especie de cruz roja contra el campo que ha emprendido el ayuntamiento de Getxo y los integrantes de la lustrosa policía de Getxo. Es un principio físico: la estupidez sumada al autoritarismo jerárquico desemboca en la ley de Murphy en su acepción social. Gestionar del lado de la tostada que cae al suelo, por muchos votos o moscas que coman de la tostada caída, será siempre hacer política lamiendo el suelo. De mientras, se arrestan manzanas, verduras y hortalizas sanas sin papeles pero documentadas y se vilipendian a sus indómitos productores.

Pero no hay manera. Y sin embargo, se mueve. Los agricultores de Getxo y la comarca anuncian que constituirán una federación para evitar otro secuestro de la policía municipal. Entre todas las personas que estamos por la vida y el equilibrio social y económico, vamos a apoyar esta iniciativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: