Archivo | julio, 2019

Nueva denuncia por los daños ambientales en las paellas de Getxo

21 Jul
Desde Getxoko Auzokideok, Ekologistak Martxan y Eguzki reiteramos nuestra denuncia respecto a los daños ambientales que cada año se reproducen en la zona no-oficial de Paellas conocida como el Bronx.
Todos los años ocurre lo mismo: se abren pequeñas zanjas, se hacen agujeros, se usa cemento (dificultando la potencial restauración), se dañan los escasos árboles (principalmente pinos) existentes y se llena todo el entorno de basura y porquería, sin mostrar un mínimo de respeto y cuidado al entorno natural.
Responsabilizamos al Ayuntamiento de Getxo de lo que allí sucede, y pueda suceder, como institución competente y responsable por su omisión en su deber de acción.
Así mismo hacemos un llamamiento a las personas participantes, para que se conciencen sobre la necesidad del máximo respeto y cuidado de este reducto natural. Exigimos al Ayuntamiento de Getxo que asuma las propuestas de nuestros colectivos de evitar el uso de cemento, de los daños en el terreno y árboles, y de excluir la zona de bosque del uso durante esta fiesta popular.
Vemos con preocupación e indignación cómo los daños en arbustos y arbolado y terreno con el permanente uso de cemento ya se están produciendo.
Conviene recordar que ese lugar adquiere más importancia si cabe, en un municipio como el nuestro en el que escasean los espacios naturales donde, conviven un pequeño rodal de pinos, plantas arbustivas y herbáceas típicas de hábitats de costeros junto con algunas especies de pájaros y mamíferos de diversas especies de interés, y en el que los periodos reproductivos de la ardilla común o las palomas torcaz y tórtola se ven perjudicados.
Insistimos en que el mantenimiento de esta fiesta popular debe sustentarse en el máximo respeto a ese reducto natural en el que se celebra.

Getxoko Auzokideok, Eguzki eta Ekologistak Martxan taldeok, paelle egunean, Bronx bezala ezaguna den gune ez ofizialean urtez urte errepikatu ohi diren ingurumen kalteen salaketa berretsi nahi dugu.

Izan ere urtero gauza bera gertatzen da: lubaki txikiak irekitzen dira, zuloak egin, porlana erabili ( balizko lehengoratzea zailduz), dauden zuhaitz urriak (nagusiki pinuak) kaltetu eta eremu guztia zabor eta zikinkeriaz beteta geratzen da, ingurune naturalarekiko errespetu eta zaintza zantzu txikienarik ere agertu gabe.
Han gertatzen denaren eta gerta daitekenaren arduradun egiten dugu Getxoko Udala, instituzio eskumendun eta arduraduna izanik, ezin baitu bere betebeharra saihestu.
Era berean, txoko natural honek merezi duen zaintza eta errespetuarekiko kontzientzia hartzera dei egiten diogu bertan parte hartzen dutenei. Jai herrikoi hauetan porlanaren erabilera ekiditeko, baita lurrean naiz zuhaitzetako kalteak ere, hala nola “baso” gunea festa eremutik kanpo uzteko exigitzen diogu Getxoko Udalari.
Nabarmenak dira erabilera jarraituak zuhaitz naiz zuhaixketan baita lurzoruaren ere urtez urte eragiten ari diren kalteak, zeinak kezka eta haserrea eragiten digun.
Ingurune naturalak urriak diren gurea bezalako udalerri batean halako gune batek are garrantzi gehiago hartzen du. Bertan pinu talde txikiak, kostaldeko bizilekuetako zuhaixka naiz landare belarkarekin batera zenbait hegazti eta ugaztun espezie interesgarri topa ditzakegu, non kaltea eragiten zaien urtxintxa, usapala eta pagausoa bezalako espezieen kumatze garaiari.
Ez gara aspertuko jai herrikoi hauen iraupena, berau ospatzen den txoko natural horrekiko errespetuan oinarritu behar dela.
Anuncios

40° ANIVERSARIO de la victoria vecinal en Neguri Langile

2 Jul

Neguri_langile

Desde Auzokideok recordamos esta fecha tan destacada, señalada e importante del 3 de Julio cuando hace 40 años un Tribunal dio finalmente la razón a la Asociación de Vecinos de Neguri Langile frente al Ayuntamiento de Getxo y Jolaseta.

Aquel terreno cedido al pueblo, en los años 30, con destino a parque o equipamiento público fue usurpado al cederlo y alquilarlo el Ayuntamiento al Club privado Jolaseta para ampliar sus instalaciones. Era el año 1969.

En 1977 se constituye la Asociación de vecinos de Neguri Langile, tras las graves inundaciones en el barrio de aquel año. Conocida la situación de ese uso privado y fraudulento de un terreno que debía ser de uso público, cerca de 300 firmas vecinales iniciaron reclamacion y denuncia, que  llegó a formalizarse como Contencioso Administrativo en el juzgado.

La lucha en el barrio, apoyada también por mucha gente de Getxo y  asociaciones vecinales de Romo y Andramari, fue dura y tenaz ante la negativa municipal a reconocer la injusticia: manifestaciones, ocupaciones del Club, partidos de tenis en plena carretera e incluso un encierro y huelga de hambre en el propio Ayuntamiento.

Los vecinos del barrio aún recuerdan cómo se les privó de una calle (Eucaliptos), una fuente pública allí existente, y ese terreno que iba hasta el propio río Gobela.

Hasta las metralletas de la Guardia Civil se vieron amenazantes en el barrio, recuerda Esteban, cuando los vecinos a las noches derribaban los muros que el Club Jolaseta levantaba por el día con el consentimiento del Ayuntamiento.

Ese 3 de Julio de hace 40 años un Tribunal dio la razón a los vecinos y el mismo Ayuntamiento, ya democrático, que se negaba a corregir la situación tuvo que hacerlo por imposición legal.

Finalmente se apoyo un acuerdo que, aunque no satisfacía a todos los vecinos pero sí a una mayoría, posibilitaba una permuta de terrenos en los cuales, y ya en los años 80, se construyó el actual parque del barrio, popularmente conocido como “parque de Marisabel”.

Marisabel Arzubiaga destacó en el barrio por muchas cosas buenas, y desde luego por ser líder de ese movimiento vecinal que acabó con la injusticia e hizo posible el parque que ahora disfrutamos.

Desde diferentes Asociaciones, colectivos y vecinas y vecinos, anunciamos la realización a primeros de Octubre de un emotivo homenaje a quienes hicieron posible lo que hoy disfrutamos, y en especial a la figura de Marisabel Arzubiaga.

Desde Auzokideok creemos que es justo, y  necesario, recordar y reconocer manteniendo la memoria en el barrio y el pueblo.