Archivo | julio, 2017

Denunciarán los delitos ambientales cometidos este año en las paellas en Getxo

25 Jul

La edición de 2017 ha dejado un reguero de barbaridades contra el medio ambiente en la zona fuera del concurso de las paellas en Getxo. Sin freno y sin responsabilidad alguna, cuadrillas, en concreto dos, han procedido a la tala de árboles en el pinar catalogado como parque y a preservar. Las imágenes del estado del pinar y la denominada zona del “Bronx” evidencian que si permite el vandalismo grupal, este se presenta y se pone a prueba. El patrimonio ambiental de Getxo es el que paga un creciente coste. Al ritmo anual de talas, el bosque de pinos desaparecerá en 5 años. Este es el listón que Getxo pone como municipio al permitir que una multitud fuera del concurso deje las campas de Aixerrota como si Getxo hubiera sido barrido por un tsunami.

Desde la coordinadora de asociaciones vecinales presentaremos una denuncia ante la fiscalía y agencias medioambientales por los delitos cometidos un año más contra el medio bajo la permisibilidad y pasividad del ayuntamiento de Getxo.

 

 

Este distintivo de una empresa de venta de material de jardinería pertenece a un pale posiblemente comprado por la cuadrilla que ha talado varios pinos. Presentaremos esto para que las autoridades procedan a localizar a sus probables compradores.

 

Socialismo o barbarie.

Y este es el estado impecable en el que ha quedado el recinto gestionado por la sociedad Itxas Argia.

El ayuntamiento debe promover la seguridad y el respeto ambiental en las paellas de Getxo

16 Jul

Por una fiesta de paellas en Getxo con seguridad para las mujeres y preservando el medio ambiente. Es decir, promoviendo la responsabilidad de quienes ocupan la zona llamada del Bronx – donde se vienen produciendo agresiones sexistas – y de quienes ocupan el bosque del pinar talado año tras año. Desde Auzokideok, se ha pedido la semana pasada al ayuntamiento una real implicación y que deje de ponerse de perfil. Las medidas que dice haber tomado para evitar fuegos no abordan el verdadero problema de una zona de la fiesta fuera del concurso que ha tomado un tamaño descomunal y cuyos participantes no son responsables de nada de lo que en ese amplio espacio sucede. Auzokideok pide la implicación del ayuntamiento para facilitar la responsabilidad de los que campan en esa zona, proponiendo crear una comisión que reúna a responsables de los chiringuitos construídos a fin de garantizar la seguridad de las personas y el respeto al medio.

Este es el escrito presentado:

“Que ante los tristes incidentes que en  el año precedente de 2016 se sucedieron en las zonas fuera del concurso gestionado por la asociación Itxas Argia, conocidas como el Bronx y el bosque de pinos, que se materializaron en una denuncia por acoso y violación y daños al medio ambiente.

En favor  de preservar la fiesta de las paellas, ejemplarmente gestionada por la asociación de Andra Madri, Itxas Argia, y un entorno fuera de la misma, donde se ve necesaria la implicación municipal más allá de meras medidas de seguridad, exponemos que:

  • Ya desde 2012, como puede comprobarse en el blog de la plataforma vecinal (getxokoauzokideok.wordpress.com) se vienen denunciando los desmanes que cuadrillas y particulares realizan en el bosque de pinos costeros ubicado junto al recinto donde se realiza el concurso de paellas. Allí durante la noche anterior y el mismo día de paellas campan cuadrillas que se dedican a la tala de árboles, además de al vandalismo, tal como se advierte en las fotografías adjuntas fechadas nada menos que el año 2016. Tal proceder en referencia a un enclave como es el costero de Getxo que goza la categoría de protegido, va contra la preservación del entorno, aún cuando la franja de la que hablamos sea privada, puesto que esta se halla enclavada en un entorno del que forma parte de manera inexcusable.
  • Junto a los desmanes antes señalados, se vienen registrando en la zona aledaña al pinar, la denominada no al azar ni sin sentido adversativo y alertativo “Bronx”, conductas ciertamente violentas hacia las personas y en particular casos de acoso y violencia hacia las mujeres. Es sabido que este espacio se ha convertido en una zona de nadie, al margen de la fiesta, donde prima la instalación de chiringuitos dedicados a la obtención de plusvalías de la venta masiva de alcohol, aprovechándose de situarse fuera del control del propio concurso de paellas, pero utilizando una actividad y ubicación sin permiso municipal o supramunicipal.

 

Ante lo cual se propone:

De manera urgente para la preservación del medio ambiente y la seguridad de las personas y el combate de agresiones machistas.

  1. El registro de responsables que en nombre de un colectivo o cuadrilla acampen en los alrededores del bosque de pinos, a tal fin de responsabilizar a dichos colectivos del daño medioambiental que pudieran ocasionar.
  2. Crear una comisión o listado de negocios o cabañas de negocio en la zona del Bronx que se comprometan a la seguridad para las personas a cambio del permiso tácito de su temporal actividad.
  3. Esta responsabilidad debiera recaer, por seguridad ciudadana, por preservación municipal, y en cuanto se refiere al ámbito municipal de la defensa de las personas y especialmente las mujeres, en el ayuntamiento de Getxo, al menos en la coordinación de gestionar a los diferentes responsables de chiringuitos y cuadrillas con las autoridades supramunicipales que pudieran corresponder.
  4. Es necesaria la preservación y exclusión de cualquier evento en el pinar, dado su carácter a proteger. Si el actual devenir se mantiene, con el ritmo de tala que genera cada año de paellas, el bosque tiene sus días contados.
  5. No puede al ayuntamiento abducir el carácter privado del terreno donde se ubican ls actividades que se proponen regular aquí, puesto que participa en el desbroce, y facilitación del terreno privado donde se desarrolla el concurso de paellas que es igual en su catalogación al terreno donde se ubican el Bronx y el bosque de pinos. Y donde se desarrollan actividades económicas sin permiso municipal.

Con todo ello, consideramos de fundamento trabajar en conjunto desde las asociaciones vecinales, colectivos feministas, cuadrillas y ciudadanos, además de personas que vienen de otros lugares a Getxo en favor del compromiso institucional, vecinal y asociativo para garantizar el derecho de las personas y el mantenimiento del medio ambiente en Getxo, seriamente dañado durante los últimos años. Pero no por ello, corresponde al ayuntamiento una labor marcadamente proactiva, con los resortes de supervisión económica y cívica que le corresponde, además del apoyo que pudiera suponerle la proposición vecinal que desde aquí se lanza y ofrece.

En Andra Madri, a 7 de julio de 2017″

 

Fotos del estado del bosque de pinos tras las paellas de los últimos años:

 

 

Tala de un chopo que el ayuntamiento se comprometió a preservar

13 Jul

La tala de un chopo centenario en el barrio getxotarra de Iturribarri efectuada por operarios de la constructora Inbisa por orden de un técnico del ayuntamiento de “viva voz” ha sonrojado a los vecinos del barrio. Evidencia una descoordinación entre concejalías del ayuntamiento de Getxo, y un atropello medioambiental efectuado por un técnico en contra del compromiso firmado por el concejal de urbanismo de preservar un chopo centenario ubicado en terreno privado. El incidente tiene más miga del que parece. Y requiere que los responsables, si fueran más de uno, de la tala, sin informe, estudio o razonamiento que la avale, den las debidas explicaciones a vecinos y vecinas con los que el ayuntamiento se comprometió por escrito a su preservación.

La urbanización de Iturribarri ha supuesto la destrucción de numerosas especies arbóreas de gran porte y riqueza. Los vecinos de la zona alta consigueron que el ayuntamiento, partícipe en la junta que organiza la urbanización, se comprometiera a la preservación de los ejemplares situados en la zona alta de Iturribarri por escrito y firmado. No podemos decir que el ayuntamiento haya incumplido su palabra. Solo que un técnico de medio ambiente del ayuntamiento getxotarra dio la orden de talar ayer uno de esos ejemplares, un chopo centanario, y otros más.

Si existe un compromiso por escrito para la preservación del chopo, se preguntan los vecinos y vecinas de Iturribarri y las asociaciones vecinales si el correcto proceder del técnico hubiera sido la notificación de la tala con el debido razonamiento por escrito. Salvo que los motivos a razonar no existan, puesto que la ubicación del chopo se encuentre en zona particular que, como las fotografías evidencian, en nada impiden la vía de paso que resulta de la nueva urbanización.

Este desgraciado e innecesario incidente, levanta sospechas sobre el proceder del mantenimiento medioambiental en el seno del ayuntamiento de Getxo. ¿Puede un técnico dictar de viva voz” la tala de uno o de más árboles sin razonamiento manifiesto alguno? ¿a qué leyes o principios, pues, se somete dicho técnico – si es él quien únicamente toma las decisiones -? Y por último, y no menos importante: ¿Ante quién responde?

Eso es lo que vamos a preguntar con el ánimo de averigüar si el daño medioambiental causado por la tala de este chopo y la de otros más de momento suspendida, es la tónica que vamos a sufrir en los tiempos venideros, o si, por el contrario, podemos esperar una actitud proactiva desde la concejalía de medio ambiente y la de urbanismo en favor del medio ambiente mismo.

 

 

 

Ante el envenenamiento de gatos en Las Arenas

5 Jul
Vecinos de Las Arenas descubrieron hace días en un contenedor de basura a varios gatos envenenados. Desde la plataforma de asociaciones Auzokideok manifestamos nuestro pesar y condena por este asesinato animal. Asi como nuestra crítica a una política municipal que no ha querido afrontar una adecuada normativa que permita la vida de estos animales en el entorno urbano en cooperacion con el grupo de voluntarios y voluntarias Getxotarras que se dedican al mantenimiento de diferentes colonias. Solo así es posible un control y gestion adecuada de las colonias y  evitar conflictos vecinales como el que ha dado lugar al inhumano envenenamiento de estos animales en Las Arenas.