Mujeres trabajadoras en Getxo

8 Mar

La efemérides que recuerda a las mujeres trabajadoras, hoy 8 de marzo, corre el riesgo de ser efímera. Celebrar, o más bien recitar, un día al año consignas en recuerdo de las mujeres, puede quedarse en sólo eso. El poder, las administraciones, las multinacionales, han incorporado a sus discursos y eslóganes un guiño femenino. Un guiño integrado. La lucha por los derechos y la igualdad de las mujeres trabajadoras va por otro derrotero. Mirar la realidad de las mujeres en abstracto está bien y es necesario: la desigualdad en nuestras condiciones de trabajo y de vida, el rol proyectado en un mundo con unas reglas crecientemente en manos de mujeres. Pero todas podemos bajar a tierra, y mirarnos en nuestro propio pueblo, Getxo. Puede que este día de 8 de marzo aprovechemos muchas para celebrarlo acudiendo a un restaurante a comer o cenar. Puede que nos sirva una mujer que probablemente no tenga ni contrato – y aunque lo tenga -, precaria, explotada, inmigrante, o clandestina. Puede que vayamos al pleno de este mes: al día siguiente las trabajadoras que limpian las dependencias municipales, comedores escolares, polideportivos, cobran 5 euros la hora y 9 la extraordinaria.

Vivimos una primera desigualdad: la dependencia al trabajo y al salario. Y otra inmediata: a un trabajo y un salario inferior. Lo vivimos como mujeres trabajadoras. Y puede que ahí resida el quid de la cuestión: porque hemos sido educadas para ser trabajadoras, madres abnegadas, y aspirantes a escalar en la pirámide social de nuestro pueblo. No nos olvidamos que los cargos en la cúspide del sistema son ya mujeres: una teniente alcalde en Getxo que cobra 60.000 euros , una interventora, una consejera de interior, una presidenta regional del partido en el poder en Euskadi, y así sucesivamente.

La imagen de las mujeres trabajadoras en Getxo está deliberadamente censurada por el poder local, y olvidada por quienes se dicen feministas un día al año, como si con ello cumplieran el calendario progre y políticamente correcto. Sin embargo vamos todas abriendo poco a poco una brecha. Recuperar la memoria es un paso, para nosotras, imprescindible: mujeres que lucharon en nuestro pueblo por la causa de todas y por la causa de todos. Hay muchas. Somos todas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: