Archivo | octubre, 2015

El ayuntamiento deniega en vano la memoria a Marisabel Arzubiaga

28 Oct

Venía a traer rosas y claveles; improvisaba su puesto junto al  hoy bar Los Chopos, todos los viernes, a media tarde. Marisabel Arzubiaga, la mujer incansable que consiguió, frente a las adversidades, las prepotencias clasistas y las administraciones a su servicio, que se levantara el parque que hoy disfruta el barrio de Neguri Langile. Para las generaciones futuras. Y es de bien nacidas que esas generaciones, de la que somos parte, agradezcan y honren a mujeres como Marisabel. Defendió con vehemencia la dignidad de las personas empobrecidas, a los perseguidos; impulsó el aprendizaje del euskera para los migrantes. Se enfrentó con fiereza a las injusticias revestidas de legalidad, a alcaldes aristócratas y a demócratas de igual cuño con siglas diferentes. La moción de EH Bildu para implantar una placa en su memoria  en el parque por el que tanto luchó ha sido denegada por el PNV. El argumento del concejal que está al frente de la responsabilidades de la cultura, no puede ser más sorprendente: hay muchas personas con renombre en Getxo. Sin duda. Pero Marisabel, es una de ellas.

Las intenciones del ayuntamiento rememoran la noche en la que se eliminó del parque la piedra que los vecinos pusieron en memoria de Marisabel. Ocurrió en 1986. La negativa a recordar siquiera en el parque su memoria, parece llevarnos al túnel del inmovilismo. Va a caer en saco roto. El colectivo vecinal de personas que estamos por la memoria justa de las personas que tanto hicieron por sus barrios y gentes, honraremos la figura de Marisabel en su parque lo quiera o no el ayuntamiento.

Anuncios

Ramiro Pinilla y la desmemoria en Getxo

25 Oct

“Cada vez es más difícil encontrar muros antiguos donde enseñar las plantas que en ellos crecen”

Un profesor de biología. Avenida de Basagoiti. 22 de octubre de 2015.

 

El viernes 23 de octubre, un colectivo de personas rindieron homenaje y recuerdo a la revista Galea, desaparecida tras un ataque a su redacción en octubre de 2000. En los mismos días se venden los libros de su mentor, el escritor getxotarra Ramiro Pinilla, en la librería Eztabaida que cerrará sus puertas en los próximos días. La memoria y la figura de Ramiro Pinilla, reducida a pequeños actos como los del 23 de octubre, dicen mucho de nuestro pueblo. Si algo se desprende de las novelas, más allá de un mayor reconocimiento fuera de Getxo que en su propio seno, es el tesón por dejar testimonio de lo que este pueblo fue. Si el lenguaje forja la forma de pensar, también lo hace la tierra. De ahí, la importancia de la obra de Pinilla. De ahí el olvido durante décadas. La utilización por parte de un partido recién conseguido su acceso al poder autonómico con premios y halagos de última hora, no podía esconder la falta de atención a lo que representa su obra. Es preciso el olvido, porque sólo con él se puede enterrar el pueblo que fue, y construirse, paso a paso el pueblo en que hoy, híbrido de negocio inmobiliario, de clientes y compradores en vez de vecinos y personas, se ha convertido Getxo. Ese olvido por parte de las instituciones, del poder, sean cuales sean su siglas – que en Getxo han sido todas -, abarca a todos los escritores getxotarras: ahí está Elías Amezaga, aún más defenestrado.

Una subversión thoreauniana se impone como necesaria. Crear Waldens al menos en nuestras conciencias como vecinos getxotarras. Si los muros antiquísimos, los árboles centenarios, las casas históricas son derruidas, con todo ello se derruye la propia posibilidad de futuro. Si se menosprecia a los escritores y escritoras que nos precedieron y que nos dan cuenta del pasado del que en realidad venimos, se cercena que las generaciones presentes y futuras se enriquezcan. El empobrecimiento es la apuesta de futuro. Y contra esa violencia es preciso rebelarse.

 

Adjudicada también a Bycam la obra del Gobela en Fadura

15 Oct

La empresa Bycam, que está llevando a cabo la urbanización en Iturribarri y que levantó la  controvertida Kultur etxea en Romo, es también la adjudicataria de la obra en el tramo de Fadura que lleva la Agencia vasca del Agua, URA. Bycam se ha llevado, frente a 16 empresas, la adjudicación licitando por 2.144.340 euros sin IVA – casi un 16% por debajo de la media -. El presupuesto estaba fijado en 3.700.328,94 euros.

Através de diferentes miembros de su consejo, Bycam tiene relaciones con constructoras que han conseguido jugosas adjudicaciones en diferentes tramos del TAV en Gipuzkoa y concesiones con Bidegi.

Según apuntan dese la Asociación de afectados por el rio Gobela, el proyecto, mermado respecto al originario de 2009, “El plazo de ejecución será de 12 meses, a contar desde el día siguiente a la firma del acta de comprobación de replanteo. Todo apunta al inicio de la obra este mismo año al estimarse un gasto en 2015 de 554.908 euros“.

La trashumancia pide el espacio verde que Getxo tuvo

13 Oct

tras1

La trashumancia llegó hasta hace bien poco a Getxo. El lunes 12 de octubre, de la mano del pastor Mikel Etxezarreta, varios cientos de ovejas cruzaron las calles de Getxo, otrora buena parte de ellas prados y pastos. La del domingo fue una metáfora de un pueblo que ha cerrado abruptamente en cuatro décadas una parte de su pasado. No faltaron las pancartas denunciando desaguisados urbanísticos como el ilegal parking que se pretende acometer en Ibarbengoa, o el de Iturribarri. El propio Plan General Urbano en vigor desde 2001 reconoce un tremendo déficit de espacios libres, convertidos en beneficios urbanísticos.  Y numerosas voces alertan de que Getxo ha alcanzado el umbral de capacidad de acogida a nuevas construcciones.

tras2

Parece incluso que desde el gobierno municipal existe una especie de mala conciencia. Llama la atención las declaraciones de Koldo Iturbe en un diario digital local sobre el acto de la trashumancia del domingo en Getxo: ““Este fenómeno de otras épocas y lugares, también se dió en nuestra zona, precisamente con destino en Algorta, donde podemos encontrar señales, concretamente descendientes de los pastores que venían de otros lugares. Uno de nuestros objetivos es cuidar y resaltar esa cultura y patrimonio”. Los planes urbanos aprobados en los 80 y el del 2001 llevados a cabo por su partido son precisamente los causantes de que esa cultura y patrimonio hayan desaparecido con la mayor de las violencias.