La invivible cuestión de la vivienda en Getxo ( y sus trampas )

5 Dic

vivienda

Necesitamos un cambio de raiz en nuestro modo de pensar la vida misma. Pueden acceder a una vivienda los que trabajan; ya ni eso, y es un banco que ha recibido dinero del común a través de diversos gobiernos, quien dice si otorga o no la cadena de una hipoteca, que es pagar dos o tres veces la casa. Esto hace a su vez que para el pago de la onerosa hipoteca se deban aceptar los trabajos, por dinero, que oferte eso que se mal llama “mercado del trabajo”. Y por dinero – el que falta – se mal trabaja y no se llega a vivir. Es normal que nuestros barrios sean dormitorios. Sus gentes sólo viven para reponer las fuerzas con las que volver a trabajar para malsolventar a fin de mes la deuda contraída. Cuando hablamos de problema de vivienda en nuestro pueblo hemos de hablar de esto.

El ejemplo de la draconiana situación que ha vivido una vecina  en la “oferta” de viviendas protegidas en Alango – como seguro otras más en esa y en otras como las ofertadas en Hormaza-, permite concluir que las ofertas públicas están encaminadas únicamente a crear propietarios que se hipotequen o contribuyentes de cierto estatus y no personas con acceso a vivienda digna y garantizada. Las propuestas de revitalizar el alquiler social expuestas por Bildu ayer pueden apuntar en la dirección correcta. Y probablemente desde colectivos y asociaciones vecinales hemos de replantear cómo encarar la necesidad de vivienda con el suelo urbano disponible junto a  la reserva de recursos necesaria y la preservación de Andra Mari. Porque Getxo ya ha acolmatado su suelo, ha entrado en carga urbana y el gran reto es gestionarlo con una escrupulosa responsabilidad, huyendo de los topicazos del “derecho de los jóvenes” o la recuperación de quienes se han ido a los pueblos colindantes a comprar una vivienda, esgrimidos desde ciertos sectores que más bien parecen eficaces portavoces de los constructores convenidamente silenciosos incluso en el lantalde para la renovación del PGOU en el que no dicen ni este hormigón es mío.

La revisión del Plan General de Ordenación Urbana está dejando, si no todo,  mucho que desear, que quizá sea aún peor. El Lantalde está pasando por alto profundizar siquiera someramente en las causas del por qué si o por qué no Getxo tiene el panorama de vivienda que tiene. También respecto a otras muchas cuestiones de importancia. Y en lo que hay una urgencia es en fijar el numerito de casitas a construir, cual monopoly getxoguay, utilizando en el mapa colmando que hoy es Getxo los pocos espacios libres, fijando densidades como quien hace quinielas. Y sin embargo, el sentir de la mayoría del lantalde, y de una buena parte del grupo que quedó segregado, camina hacia retomar aire y repensar nuestro pueblo, pensar nuestro presente desde la necesidad que tenemos de preservarlo, de reservarlo – de los lobos, de la usura, como en el poema que a veces cuelgan de su sede los que participaron y participan de todo lo contrario -. El de los “derechos” era el discurso de cierta izquierda que hacía de útil muleta y graciosa beneficiaria en la promoción urbanística en 2007: recurría a las mayorías “de jóvenes” con “necesidad de vivienda”. No hablaba de votos esperados ni de las plusvalías programadas gracias a que había agentes urbanizadores próximos a su partido (1).

Getxo Antzokia y Kultur Etxea, claves

Estos proyectos gargantuélicos están comiendo recursos desde hace años y condicionando prácticamente todo el complejo tejido presupuestario municipal. Lo denunciaron la Asociación de Vecinos de San Nikolás y ahora la Asociación de Vecinos de Romo. Entonces las advertencias cayeron en saco roto. Más allá de críticas, cuando las hubo, formales, la oposición recayó en unos pocos vecinos que incluso recurrieron a la justicia sin éxito. Hoy, sabemos que el antzoki, aparte de desvíos millonarios presupuestarios detectados por el Tribunal de Cuentas, y de contratación, se come todo y más: parte de lo recaudado por el Patrimonio Municipal de Suelo (PMS). No va más. Que cada cual saque sus conclusiones con lo hecho y aprobado anteriormente. Y ahora viene lo peor.

——————–

(1) Citaremos el esclarecedor caso de la promotora Rosa de Luxemburgo, cuyos cargos han estado y están vinculados a un largo entramado de promotoras inmobiliarias.

Anuncios

2 comentarios to “La invivible cuestión de la vivienda en Getxo ( y sus trampas )”

  1. ander mentxaka 6 diciembre, 2013 a 17:59 #

    Obras, cuanto mas faraonicas, mayor presupuesto, cuanto mas presupuesto, mas desviaciones, a mas desviaciones, mas financiación de partidos, a mas financiación de partidos, mas costo a los bolsillos de los ciudadanos, total pagamos a escote,¿hasta cuando aguantaremos los ciudadanos de este pueblo a tanto txupoptero caradura?., que no somos lacayos, que somos ciudadanos, saludos espinete por ser el jefe de los caraduras cretinos, que de no tener nada, ahora tienes bastante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: