Archivo | enero, 2013

Otra vez

15 Ene

A las 13:30h las arquetas del 21 y las del 19 de Aldapas expulsaban agua. Ni siquiera el agua del río había llegado a los sumideros. Y de nuevo sombreó el recuerdo de aquellos 1 y 8 de junio de 2008. Y en el vecino barrio de Los Puentes. Y Larrañazubi. El comportamiento del Kandelu y el Gobelas no es ya tan cercano: está su cuenca tan avasallada por el terrorismo urbanizador, que una simple, simple, simple avenida de 22 litros en pocas horas sirve para la máxima alerta. Si se hubieran cumplido los 80 litros previstos…

… quizá algún preboste hubiera dado con sus huesos en el mismo cauce desbocado. Porque desbocado ha sido el modelo que a través de planes territoriales sectoriales se ha urdido para convertir las cuencas fluviales en espacios de especulación, modelo de país. Desbocada la incompetencia cuando menos de dirigentes de organismos variados, entre ellos la misma URA, que continuan otorgando permisos de construcción. El último desaguisado es la construcción de las huertas en Izaro. En Sopela se construye en la misma cuenca, en Leioa – La tejera- idem de idem y en este caso con promotores muy conocidos para el ayuntamiento de getxo.

Muchos vecinos en Aldapas pensamos que no volveremos a vernos afectados siquiera cercanamente a como lo estuvieron aquel aciago 1 de junio de 2008. No es cierto. Lo estamos en la misma medida en que lo están nuestros vecinos de Los Puentes o los más lejanos de Larrañazubi y Bolue. Esas arquetas que hoy han vuelto a supurar agua en nuestro barrio lo dicen. Es un mensaje tan claro como el agua que cae de las nubes sobre nuestras cabezas.

 

Extraído del blo de la asociación Aldapan Bizi

Anuncios

Material radioactivo sin ninguna seguridad al lado de Getxo

10 Ene

Este enero de 2013 hemos tenido una poca sorprendente noticia del mismísimo ministro de Industria del gobierno español. José Manuel Soria, ha reconocido en una respuesta escrita al portavoz de Amaiur, Iñaki Errekondo, que el transporte de uranio enriquecido realizado en septiembre de 2012 y que será en adelante ruta asidua desde el puerto de Bilbao a “una fábrica de combustible nuclear en Castilla y León” (la planta de ENUSA en Juzbado, Salamanca) no se realizó con embalaje ordenado por la normativa internacional para las mercancías radiactivas (1). Era vox populi que el desembarco en el propio puerto autónomo carecía de medidas. Ahora se sabe que también el transporte a cientos de kilómetros. El Puerto de Bilbao mira no a Salamanca, destino final del material radiactivo, sino a Cuenca. Desconocemos a qué mira el ayuntamiento santurtziarra. El de Getxo a las nubes. Ha sido preguntado, alertado, del riesgo que nuestro pueblo corre dada su inmediata proximidad con Santurtzi. Silencio y desdén han sido las respuestas desde el consistorio getxotarra.

Abundan las fotos del señor alcalde de Getxo junto a las banderas azules que hondean en las playas de Getxo. Cuando esas playas se van a ver afectadas por un monstrouso plan de extracción de arena pública en Punta Luzero perpetrado por la autoridad portuaria, el alcalde nada dice sino con su silencio avalar tal escarnio medioambiental reconocido en el mismo estudio de impacto. Bipolaridad política o aquí me apunto un titular de prensa y allí me escabullo como pueda y a otra cosa mariposa.

Por qué los pueblos de Zierbena, Muskiz, Santurtzi, Portugalete, Sestao, Getxo han de ser los afectados de un oscuro negocio de material residual radioactivo que no quieren otros pueblos de Europa?

(1) http://www.cuartopoder.es/laespumadeldia/2013/01/08/soraya-soria-y-montoro-sufren-ataques-de-sinceridad/

Sobre el Antzoki y la Kultur Etxea: responsabilidades y futuro para nuestro pueblo

2 Ene

Desde la plataforma de asociaciones vecinales de Getxo, Auzokideok, consideramos irresponsable la aprobación en el pleno de diciembre los 7,5 millones de euros en dos años para los sobredimensionados proyectos del Antzoki y la Kultur Etxea en Romo, por todo lo que ello conlleva y supone para Getxo.

Consideramos que los primigenios responsables PNV y PSE, desde la perpetración de estos faraónicos proyectos y ahora Bildu con su indispensable visto bueno – que los anteriores necesitaban-, han hipotecado los presupuestos de todos, la cultura, la gestión, el sentido común y el modo de afrontar el futuro como pueblo a muy largo plazo.

No lo afirmamos nosotros la propia responsable municipal de hacienda anunció públicamente que estaban en juego “el mantenimiento de subvenciones, entre otras cuestiones”, incluso el poder “cubrir el gasto corriente del ayuntamiento”. Estas declaraciones no hacen mas que subrayar una grave situación sólo fruto de una mala gestión”.

La parcelación plurianual, si hemos de hacer caso a la concejala de hacienda, conllevará adelgazar el propio gasto corriente para dar cabida al gasto de las obras del antzoki y la kultur etxea. Serán precisos recortes que se justificarán con la crisis. La crisis es esta sin razón.

La cordura y el sentido común fueron arrojadas por las ventana desde despachos donde primaron réditos, titulares de postín y apuestas por un modelo tan ibérico como demostradamente ruinoso.
Sin un estudio de viabilidad que reclamamos desde las asociaciones vecinales, se disparó un Antzoki sin sentido del que ahora la mismísima concejala de hacienda admite que no se puede hacer frente si no es con más endeudamiento externo, porque de lo contrario, tal y como se han encargado de recordarnos y hemos señalado, habría dificultades “en hacer frente al gasto corriente”.

Lejos de ser esto una advertencia de las dificultades por las que pasa nuestro pueblo y el modelo decidido no sabemos dónde, se apuesta por un “suma y sigue hasta la hipoteca final”. No se nos escapa que nos hallamos ante la decepcionante práctica del partidismo sin ética ni responsabilidad social: el mismo partido que se negó a elaborar un preceptivo estudio de viabilidad en Getxo, lo reclama en Portugalete para levantar un polideportivo de proporciones aún menores.

Ahora, como ayer, se precisaba cordura, reflexión: un Antzoki social y culturalmente útil a nuestro pueblo, nacido desde nuestro pueblo, y no expuesto a futuro a la privatización como escape ante un sobredimensionamiento insostenible.

No alcanzamos a comprender el pragmatismo de Bildu, proponiendo “participación” para la fase donde ya no es ésta precisa y que a continuación avale con un sí pero diciendo no un proyecto que ni sale de nuestro pueblo ni es para el pueblo ni entronca con la necesaria cultura popular que dinamizaría nuestro pueblo.

La propia dimensión del Antzoki y la Kultur Etxea condicionará el modelo cultural, que dependerá del pago, y su mantenimiento.

No es menor el gran negocio que con esta sangría de millones de euros van a obtener las entidades bancarias, sostenedoras de los partidos representados, que cobrarán los créditos concedidos a un suculento interés y que saldrá hasta el último centavo de varias generaciones de getxoztarras.

Los responsables municipales ya han encontrado la necesaria colaboración para poner en marcha, de nuevo, su rodillo y ya sabemos que allá donde no sea preceptivo por ley o de su interés, la participación vecinal será una quimera.

Kultur Etxea

El despropósito de la gestión municipal ha quedado de manifiesto. Hace apenas unos meses el alcalde avanzaba que se procedía a una redimensión del proyecto de la kultur etxea en Romo, a todas luces faraónica, debido a la crisis acuciante que también afectaba al ayuntamiento.

El tan cacareado periodo reflexivo no ha sido mas que una auténtica tomadura de pelo. Este periodo sólo ha sido un paréntesis para tratar de amarrar la financiación necesaria y una vez conseguida, gracias al interés, condescendencia, o no sabemos qué, de PSOE y BILDU, arrancar de nuevo con el proyecto original.

Proyecto inalterable a las reclamaciones vecinales y al sentido común dado los tiempos que corren. Estos cabezazos esconden una improvisación que lamentamos sea avalada de una u otra manera por el resto de partidos y que tendrá unos costes sociales.

Y ahora Andra Mari?

El irresponsable endeudamiento adquirido, mas el que ya tenía (35 millones de euros) llevará a que el ayuntamiento trate de buscar desesperadas vías de financiación.

En el más corto horizonte, con la revisión del plan general de ordenación urbana, sospechamos que la expansión urbana o de servicios en el barrio de Andra Mari sea el recurso del que disponga el ayuntamiento.
Sobre este barrio pende, inalterable también, la amenaza del negocio, la especulación y el seguro atropello a un barrio, a un entorno y a una forma de vida en extinción.

Ahora más que nunca, vamos a ser especialmente vigilantes con todo lo que ocurra o pretendan imponer en este barrio.

Estamos dolidos y defraudados y este manifiesto intenta reflejar nuestro profundo malestar por una forma de hacer política, y de gestionar, carente de ética, coherencia y escrúpulos que se basa en el pasteleo y el cambio de cromos.

Getxoko Auzokideok