Una nueva agresión y en Paellas

28 Jul

Es cierto que el lugar donde ha tenido lugar una nueva agresión a una mujer en Getxo carece de verdadera importancia. Aunque el que se haya producido otra vez una nueva celebración festiva de nuestro pueblo – y ya no sabemos las que van en este año – sí le añade motivo de reflexión. Como vecinas y vecinos de Getxo vamos a evitar pronunciamientos estandarizados y salidas institucionalizadas, porque a fuerza de ser estériles, casi se convierten en parte del problema más que la acción social necesaria. De momento queremos no convertirnos en heroínas a determinadas horas y en la gran mayoría de eventos en nuestro pueblo, en nuestro barrio, o incluso intentado llegar a nuestra casa.

Cada vez que tiene lugar una nueva agresión machista en Getxo, el ayuntamiento activa “un protocolo”, se suceden las declaraciones – que son la misma repetida varias veces hasta la siguiente ocasión de pronunciarse -. Parece saltar a la vista que el protocolo debe, de existir, activarse antes de que cualquier agresión se produzca.

Cada maltratador actúa, acude, participa, se sociabiliza, en actos como fiestas en un entorno muy de nuestro país y de nuestro pueblo: una cuadrilla, una asociación… Y si nos compete a toda la sociedad actuar al unísono, también es preciso la implicación de las asociaciones, de las cuadrillas, de los grupos donde el comportamiento de los agresores sea reprendido a priori y a posteriori. Que haya tenido lugar la última agresión a una mujer en la celebración de las paellas en Andra Mari, no ensombrece el meritorio esfuerzo y labor que la sociedad Itxas Argia viene desarrollando desde hace décadas para mantener una celebración popular y ligada al barrio de Andra Mari. Máxime cuando la agresión ha tenido lugar en un lugar que no está bajo la supervisión de la sociedad, sino del Ayuntamiento. Y no es menos cierto que las paellas han tomado un gigantismo – casi urbano y no menos de consumo de alcochol – que resulta dificilmente controlable. La ocupación del sotobosque causa todos los años pérdidas de pinos que acaban talados o quemados por las cuadrillas. Desde hace años venimos denunciando esto.

Al tiempo es preciso sólo un poco de sosiego: la seguridad nuestra tiene que venir de la propia sociedad getxotarra. Implementar medidas policiales es irresponsabilizarse, al tiempo que policializar – valga el palabro – en vano nuestros barrios. Hace falta una autogestión comprometida para garantizar en el entorno de cada cuadrilla, de cada colectivo, de cada asociación, la seguridad de todas nosotras. Quienes gestionan el espacio donde se produjo la agresión en Paellas deben responsabilizarse ante la colectividad. Y desde el ayuntamiento se tienen que tomar las medidas por fin para restringir la invasión de espacios protegidos y garantizar el compromiso colectivo de seguridad – esto es, valga la expresión, una petición retórica: la voluntad política está en las hemerotecas desde hace 9 años -. Así que la solución es ese necesario grado de autogestión para preservar que todas y todos podamos vivir una celebración en nuestro propio pueblo. Si no va a ser así, no merece la pena celebrar fiesta alguna.

Los mayores de la Nagusien Etxea de Romo se concentran contra el traslado a la nueva casa de cultura previsto por el ayuntamiento de Getxo

26 Jul

Acampada en Iturribarri

30 Jun IMG_20160630_200443[1]

Los componenetes de la asociación de vecinos de Iturribarri anuncian una acampaada reivindicativa  los días 1 y 2 de julio, enportesta por el plan de urbanización que permitirá la construcción a inmobiliarias implicadas en casos de corrupción urbanística junto con el ayuntamiento de Getxo de la cosnrrucción de 500 viviendas en el último lugar de tierra fértil que quedaba en Algorta.

IMG_20160630_200443[1]

Ocho años después en la plaza de San Nikolas. O a buenas horas …

26 May IMG_20160512_180429[1]

IMG_20160512_180429[1]

Va a hacer 8 años desde que unas decenas de personas en el barrio algortarra de San Nikolas alzaran su voz contra el despropósito de tamaño que adquiriría el Getxo Antzokia: la alteración de tráfico y urbana que acarrearía, la consiguiente  eliminación de una plaza con su kiosko popular, el coste y las consecuencias sociales y culturales de una inversión en un equipamiento semejante. Hosteleros, comerciantes se pusieron de perfil ante las reivindicaciones de los vecinos, confiando en las mejoras ofrecidas por la concejalía de comunicación del ayuntamiento, y el alcalde a su cabeza. El  objetivo de estos no era más que el de cortar toda posible vinculación de comerciantes con la emergente asociación vecinal. Ese distanciamiento se ha revertido en amarga decepción para algunos de aquellos comerciantes:  sufren hora las barreras arquitectónicas que les genera ahora serios problemas de acceso y ubicación hacia sus establecimientos. Su silencio y confianza durante 8 años en las promesas adobadas de meros eslóganes del ayuntamiento, se traducen ahora en toda su amarga realidad. Aquellos silencios de hace 8 largos años traen estos vientos ya irremediables.

Obviamente no se trata de dictaminar quién tenía o no razón en su día ni a día de hoy; se trata de convencernos de que la unión vecinal frente a un problema común se rompió por cálculos que ahora se evidencian equivocados. Alguien llega  8 años tarde pidiendo la solidaridad de los getxotarras, y de los de los vecinos de San Nikolas en particular. Y sobre todo a los vecinos de la calle Obispo Etxeandia que incluso pleitearon con el ayuntamiento debido a las proporciones del aglomerado del Antzoki. Perdieron el pleito. Sin embargo las personas que denunciaron la necesidad de un Antzoki, pero no de un despropósito así, ganaron la batalla de la verdad: el antzoki era un fraude destinado a sangrar nada menos que 7.000 millones de pesetas, como chanchullo inmobiliario burbujeante, sin la menor consideración por la cultura, tomada ésta como falaz excusa. Las cifras que el alcalde ha tenido que desviar en los últimos años de partidas de otra índole, en torno a 24 millones de euros, para cuadrar la magnitud de una obra semejante, muestran el negocio existente y el déficit que otras cuestiones de índole social sufren por su causa en Getxo.

La petición de algún comerciante para recuperar el kiosko es legítima. Pero cabria preguntarse, volviendo a la lucha de vecinas y vecinos que no fueron secundados por hosteleros y comerciantes precisamente sobre el kiosko eliminado, si es oportuna hoy. Era hace 8 años cuando fue necesario sacar la plantilla de firmas. En su día la recién nacida Asociación de Vecinos de San Nikolas la sacó: más de 2.000. En sólo una semana.

Al margen de las reclamaciones legítimas que ahora proponen hosteleros y comerciantes en San Nikolas, la lección la da el tiempo para el  presente y el futuro: los intereses se han de defender colectiva y de forma asociativa.

 

 

Andra Mari está de fiesta

7 May

el 6 de mayo hizo 154 años de la muerte de Henry David Thoreau, que también tiene su casa Walden en Andra Mari, y hoy dia 7 comienzan las fiestas del barrio.

IMG_20160505_184822[1]

La dragadora ya está aquí!

4 May

draga_1

Esta es la dragadora que desde hace unas semnas está extrayendo arena del fondo marino del Abra para el relleno de los mueles interiores del Puerto de Bilbao. Se trata de una extracción de 90 millones de toneladas de arena. La mera extracción es un ataque al medio. Pero se agrava puesto el propio Puerto de Bilbao reconoce que 168.000 toneladas son muy contaminantes – y cerca de 11 millones contaminadas de diversa entidad -. El estudio de impacto medioambiental alzado por encargo de la autoridad portuaria añade que las playas de Arrigunaga y Ereaga se verán afectadas por el gigantesco dragado.  A pesar de que el ayuntamiento de Getxo se ha dado mus, y de que las juntas generales de Bizkaia aprobaron una moción expresando su preocupación, el Puerto de Bilbao sigue adelante con este dragado de imprevisibles consecuencias.

La plataforma Abra Bizirik que agrupa asociaciones, colectivos políticos ecologistas y sociales, inicia hoy con una reunión a las 19:30 en el Etxetxu del Puerto Viejo algortarra la campaña de denuncia que iniciara hace más de tres años.

draga_2

Se ve en la fotografía tomada estos días frente al dique de Punta Lucero, cómo los granos finos que extrae la dragadora quedan en suspensión. Este dragado es semejante al que la autoridad portuaria de Gijón pretendía llevar a cabo para la ampliación del puerto de El Musel. En aquella ocasión se prohibió el métido del lavado de finos que sí se llevará a cabo en El Abra.

draga_3

 

Feria del libro sin librerías en Getxo

20 Abr
feria_libro

Las casetas que albergarán la feria del libro.

Un año más, la feria del libro. Con menos librerías. Desaparecen progresivamente. Este año serán 7. Un municipio que pierde sus librerías – el punto de acceso de las personas a la cultura escrita y gráfica -, pierde cultura. Esto en un tiempo en el que el ayuntamiento de Getxo tiene como plan cultural la inversión de bastantes más que 40 millones en un solo equipamiento cultural. ¿Qué sucede en Getxo?

Que el mundo impreso vive una transformación – y no una crisis, según los gremios y editores a los que se consulten – parece una obviedad. Que el libro no ha desaprecido y que el gusto por leer en menores de 40 años es otra. También que los hábitos se van modelando, gracias a la centralidad receptiva de las nuevas tecnologías en los llamados nativos digitales: menos capacidad de concentración en una sola tarea y a largo plazo, disponibilidad a la multifunción. Esto permite ver que el libro y el nativo digital tienen una nueva relación, muy distinta a la que tuvieron generaciones anteriores. Por contra hoy es cuando más y mejor se edita. Así, esta realidad no explica por sí sola el por qué en un pueblo como Getxo desaparecen ya con un ritmo acelerado las librerías: no exite siquiera una especializada en euskera, a pesar de que el porcentaje de población joven es abrumadoramente bilingue; sobreviven las que emplean un servicio mixto de papeleria y otros servicios. Que las instituciones, desde la estatal hasta la municipal, ayudan a esta situación es palpable. El IVA oneroso, los alquileres casi delictivos, las ordenanzas restrictivas en el uso de las calles como espacio común de intercambio cultural, son determinantes. Eso sin perder de vista la concentración monopolística auspiciada por el Gobierno Vasco en favor de ciertos cárteles que se hacen con subvenciones, monopolizan la distribución y suministro al por mayor y a colegios de material escolar en detrimento de las pequeñas librerías que dependen a su vez de esas distribuidoras.

En Getxo no hay un plan. Podríamos decir que el plan del ayuntamiento es el de no tener un plan en cuanto a cultura se refiere, y en particular al impulso comatoso del acceso a la cultura a través de las librerías.  Parece claro que urge un plan, pero a muy corto plazo y de sentido común – nada de estudios adjudicados a empresas amigas y monsergas vacuas para llegar a conclusiones por todos sabidas -. Es preciso recuperar la calle como espacio de cultura. De cultura popular. Frenar la especulación inmobiliaria de locales incluso en estos tiempos en Getxo. Parece mentira que el PNV haya sido el que haya puesto patas arriba lo único que de bueno tenía la ley de vivienda sacada por su ahora socio, el PSOE, en cuanto a gravámenes a los locales y viendas vacías: en Getxo es preciso moderar la desorbitada especulación del alquiler que abrasa a comerciantes, artesanos y profesionales con alquileres onerosos. Aquí vemos que Getxo tiene un problema estructural para el que, como cabe esperar, el plan es…

Queda poco tiempo. Es cierto que este proceso se da en capitales de mayor población, como Bilbao. De hecho, hay migrantes culturales que deben ir a la capital en busca de material cultural que ha dejado de poder adquirirse en Getxo. El que en otros lugares ocurra no es excusa para la inoperancia en Getxo. Es una cuestión capital.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.